Formas de calmar tu ansiedad en el trabajo

Si tienes problemas de ansiedad, puede resultarte especialmente difícil hacer las cosas en el trabajo.

Ya sea que luches con ansiedad severa u ocasional en el trabajo, puedes practicar ciertas estrategias para sentirte mejor. Aquí te compartimos algunos tips:

Recomendación: frotar en tus manos aceite de valeriana te ayudará a calmarte instantáneamente.

Reduce la velocidad de tu respiración

La razón por la cual los pacientes obtienen oxígeno en el consultorio del dentista es porque te calma. Para practicar la respiración profunda, siéntate en tu silla y coloca tu mano sobre tu abdomen.

Cuando respires profundamente, tu mano debe levantarse. Cuando exhalas lentamente, tu mano debe bajar.
Repite esto varias veces hasta que tu pecho se sienta menos apretado y tu mente haya dejado de correr.

Practica el diálogo interno tranquilizador

Regularmente reflexionar acerca de cuán ansioso estás y de que no puedes manejar la situación amplifica tu ansiedad y te paraliza.

Si cambias tu forma de pensar puedes cambiar tu comportamiento.

Muévete

Si puedes salir, realiza una caminata rápida de 10 a 15 minutos o encuentra un lugar tranquilo en tu edificio para hacer varios juegos de saltos.

Esto liberará endorfinas que ayudarán a calmar tu mente y tu cuerpo.

Otra opción es practicar la tensión muscular y la relajación, lo que cambia tu enfoque de la ansiedad al ejercicio y libera la tensión que tu cuerpo retiene de la ansiedad.

Separa tareas en períodos más pequeños

Post it´s en un calendario

La mayoría de las personas que luchan con ansiedad en el trabajo están contando los minutos hasta que puedan volver a casa. También pueden ver todo su horario, sentirse abrumados instantáneamente y sentir que quieren huir.

Desglosar las tareas en incrementos de tiempo más cortos las reduce a un tamaño que puede administrar y te ayuda a darte cuenta de que eres capaz de trabajar.

Alcance

Si tienes a alguien con quien hablar, puedes explicar tus sentimientos y recibir validación, comodidad y tranquilidad, lo que puede ayudarte a recordarte que eres capaz de superar esto; ya lo estás haciendo.

Si todavía tiene problemas de ansiedad persistente en el trabajo, busca ayuda, no queremos que te enfermes por estrés.

No te sientas avergonzado. ¡Te sorprendería cuántas personas están sufriendo como tú!