Tu diabetes y la posible obesidad de tu bebé

Los bebés cuyas madres mostraron altos niveles de azúcar durante la gestación, son dos veces más propensos que el resto de los niños a ser obesos.

Cuando los niveles de glucosa son elevados, la posibilidad de que el niño tenga sobrepeso.

Entre los cinco y siete años aumenta hasta 89%, y la de que tenga obesidad, hasta 82%.

Son las conclusiones de un trabajo publicado en la revista estadounidense Diabetes Care.

Hay buenas noticias si esta diabetes se trata en la gestación, el riesgo de obesidad no existe. ¡Por eso vigila tus niveles de azúcar¡

Beneficios del calcio

Es un mineral necesario para sobrellevar un buen embarazo y especialmente imprescindible en el tercer trimestre.

Cuando el bebé más lo requiere para el desarrollo de sus dientes y sus huesos y tú cuerpo lo precisa para la producción de leche.

En caso de que no quieras la alternativa de leche en polvo.

Ahora, además, acaba de salir a la luz un nuevo estudio que revela un beneficio más del calcio.

Según esta investigación, que se llevó a cabo por la Universidad de Fort Hare, en Sudáfrica.

El óptimo consumo de calcio en el embarazo reduce el riesgo de la preeclampsia.

Complicación relacionada con la hipertensión y que en el parto puede ser muy peligrosa para la salud de la madre y del bebé.

Para el estudio se compararon ensayos clínicos de más de 15.000 embarazadas con niveles bajos de calcio.

Y los resultados fueron concluyentes:

Las embarazadas que tomaron un suplemento de este mineral, tuvieron una presión arterial baja y menor predisposición a preeclampsia.

Así pues, es importante que controles el calcio que consumes y que sigas las indicaciones de tu médico.

He aquí unas pautas para el adecuado consumo en la gestación.

¿Cuánto hay que tomar?

Debes tomar 1200 mg diarios. Además, es recomendable dar un paseo diario de algunos minutos.

Ya que la vitamina D que proporciona la luz solar es necesaria para su correcta absorción.

¿Dónde encontrarlo?

Principalmente, en la leche, el queso y los yogures. También está presente en las sardinas y los frutos secos.

¿Debes consumir suplementos? Solo si tu médico te lo prescribe, ya que con una dieta adecuada puede obtenerse la cantidad necesaria de este mineral.