Viajar puede mejorar tu salud y felicidad

Chica viaja por París

Con cada vez más evidencia que apunta a que viajar es bueno para nuestra salud y felicidad, no deberías necesitar más razones para reservar unas vacaciones. Viajar aumenta nuestra salud mental y física.

Además de reducir el estrés y el riesgo de enfermedades cardíacas, viajar tiene algunos beneficios sorprendentes. Estos van desde reforzar nuestras relaciones hasta ayudarnos a definir quiénes somos.

Lea más sobre esto, y los otros efectos positivos que el viaje puede tener a continuación.

Mujer con salud y felicidad

1. AUMENTA LA INMUNIDAD

Es extraño pero cierto; viajar podría aumentar nuestra inmunidad. Un estudio del Reino Unido realizado en ratones mostró que sus sistemas inmunes respondían de manera diferente dependiendo del entorno en el que se encontraban.

Es el hecho de estar en una ubicación diferente lo que es clave. Cuando estamos en un lugar inusual, nuestros cuerpos están expuestos a nuevos tipos de bacterias y producen anticuerpos, que nos protegen de enfermedades futuras.

2. CONSTRUYE RELACIONES MÁS FUERTES

Además de los inevitables argumentos sobre quién lee el mapa u obtiene la cama más grande, la investigación indica que cuando viajamos con amigos o familiares, profundizamos nuestras relaciones con ellos.

Nuestra salud y felicidad son muy importantes, por lo que a medida que intentamos cosas nuevas y compartimos momentos en el camino, experimentamos una mayor cercanía.

Eso sí, es clave que para evitar cualquier contratiempo con tus familiares debes estar preparado, por ejemplo:

  • Conoce muy bien tu destino, ubicar una farmacia a domicilio puebla, Mérida, Querétaro o cualquier otro lado en donde estés es clave para estar listo por cualquier contratiempo.
  • Lleva lo necesario, que tu equipaje no sea un problema a la hora de realizar tu viaje con familia o amigos.
  • Lo más importante, que tu actitud sea siempre la de disfrutar al máximo, ya sea si viajas solo o acompañado.

Estos tres puntos son indispensables para tu viaje sea lo más placentero posible.

3. INTRODUCE NUEVAS PERSPECTIVAS

Viajar nos ayuda a formar nuevas perspectivas, y esto nos lleva a ser más abiertos y confiables
Además de ser bueno para nuestros cuerpos, viajar puede beneficiar nuestras mentes.

De hecho, incluso puede cambiar nuestra perspectiva de la vida. Conocer gente nueva y aprender sobre diferentes culturas nos hace más abiertos y tolerantes. ¡Lo que sin duda es bueno para nuestra salud y felicidad! 

Y, a medida que vemos las condiciones en que viven otras personas, nos volvemos más empáticos. Un estudio global realizado por la compañía de viajes Momondo reveló que viajar nos ayuda a formar nuevas perspectivas, y esto nos lleva a ser más abiertos y confiables.

4. FORTALECE LOS HUESOS

Simplemente estar al aire libre al sol y activo hace que el cuerpo esté más activo y recibiendo otros aires más saludables.

¿Quién hubiera pensado que viajar podría ser bueno para nuestros huesos? Bueno, no es un viaje en sí, sino la vitamina D creada en el camino.

La mayoría de nosotros no produce suficiente vitamina D de forma natural. Ya sea que estemos caminando, esquiando, haciendo turismo o relajándonos en la playa, cuando viajamos, pasamos más tiempo al aire libre, y la explosión adicional del sol ayuda a nuestros cuerpos a producir la vitamina D que necesitamos para una buena salud ósea y para evitar la osteoporosis.

5. DESARROLLA CORAZONES MÁS SALUDABLES

Viajar reduce el riesgo de enfermedades coronarias en hombres de mediana edad
Ya sea que estemos corriendo por un aeropuerto, subiendo nuestro equipaje por las escaleras hasta nuestro hotel o flotando pacíficamente en el mar, en vacaciones estamos más activos de lo habitual.

Corazón en medio de la carretera

Estar en movimiento todo el día es excelente para nuestros corazones y por lo tanto para nuestra salud y felicidad.

6. TE HACE MENOS MATERIALISTA

Parece que estamos cambiando de una manera bastante profunda. La investigación muestra que es mucho más probable que valoremos una experiencia, como unas vacaciones, en lugar de comprar y poseer un producto.

En otras palabras, no se puede poner precio a los buenos recuerdos. En 2014, la Universidad de San Francisco publicó una investigación que muestra que las personas creen que las experiencias de la vida, como los viajes, son mucho más valiosas que las “cosas”.

Desde entonces, muchos otros estudios han encontrado resultados similares, tanto que incluso se ha calificado de tendencia a rechazar las posesiones materiales y aspirar a no tener nada.

7. AUMENTA EL SENTIDO DE UNO MISMO

Ya sea para pedir direcciones o entablar una conversación con un extraño, viajar aumenta nuestra confianza.

Cuando viajamos, nos encontramos en situaciones desconocidas e interactuamos con extraños, especialmente si lo hacemos solos.

Todo esto puede conducir a una mayor confianza y una mejor comprensión de quiénes somos. Esto sin duda puede favorecer nuestra autoestima, salud y felicidad. 

8. DISMINUYE EL RIESGO DE DEPRESIÓN

Según una investigación realizada por el Wisconsin Medical Journal, las mujeres que se tomaban vacaciones todos los años tenían menos probabilidades de sufrir depresión que las que se tomaban vacaciones cada pocos años.

Esto no es sorprendente, ya que la luz solar, el ejercicio y las experiencias placenteras aumentan nuestros niveles de serotonina, lo que puede mejorar nuestro estado de ánimo. De hecho, según un estudio, solo pensar en unas vacaciones que hayas planeado puede hacerte sentir más feliz.

Además, las actividades que solemos hacer durante las vacaciones mejoran el estado de ánimo, desde dormir más, tener más energía, hacer ejercicio hasta conocer gente nueva y crear recuerdos felices.

Entonces, ya sea que estés pensando en reservar una semana al sol o un viaje de por vida de un año, con tantos beneficios comprobados para la salud y la felicidad, simplemente no hay razón para no hacerlo. ¡Aventúrate en el mundo y mira cómo esto mejora tu vida para mejor!