¿Cómo sobrevivir a la lactancia materna?

Qué implica ser madre primeriza

Alimentar a un bebé siendo madre primeriza no es cosa fácil, aún si no lo eres.

Viendo a las demás sabes que tener un bebé siendo primeriza no es cosa de juego.

La lactancia en los 90’s

En los años 90´s la lactancia con el pecho era un mensaje abrumador, todo mundo recomendaba que esa era la mejor forma de crecer al crío.

Y se dejó como segunda opción las fórmulas lácteas.

Disfrutar del contacto con tu bebé es algo que cualquier mamá agradece, aunque conlleve grandes sacrificios, en ocasiones irritaciones.

O una lactancia materna sin éxito puede ser traumática para madres primerizas.

Es decir algunas pueden ver con esta situación, que han fracasado en la maternidad y eso, es devastador.

La lactancia en los 80’s-90’s

A finales de los 80’s-90’s la lactancia materna era un boom, ya que las madres, los médicos y el gobierno bombardeaban con esta información

Ahora cualquier madre es capaz de preparar un biberón con formulas lácteas.

Aunque sigan siendo criticadas principalmente por familiares de mayor edad, compañeros de trabajo e incluso esposos.

Algunos de los beneficios de la lactancia materna son:

  • El control de peso de la madre
  • Los vínculos emocionales entre madre e hijo
  • Satisfacción emocional
  • Mejor digestión en el bebé
  • Reducir el riesgo de cáncer de mama

Ahora vayamos a los números

La lactancia materna muchas veces se ajusta por el presupuesto, en cambio invertir en biberones y fórmulas lácteas es otro proceso.

Además de la investigación que se tiene que hacer para cada etapa del bebé.

Hacer un estudio a consciencia entre biberones y fórmulas lácteas no es sencillo.

Aunque lo parezca y es que simplemente queremos ofrecerle lo mejor a nuestro bebé.