Tips útiles para almacenar leche de fórmula

Las condiciones médicas, las circunstancias ambientales, la conveniencia y la elección juegan un papel importante para decidir si debe o no darle leche de fórmula a tu bebé.

Cuando decidas darle leche de fórmula como frisolac a tu bebé, deberás tener cuidado para evitar la contaminación y la descomposición. ¡Aquí, te decimos como evitarlo!

¿Cómo almacenar leche de fórmula para tu bebé?

En la siguiente información vas a poder encontrar varios puntos claves que te ayudarán a manipular la leche de fórmula.

Leche de fórmula

Equipamiento

Un buen recipiente es de suma importancia para almacenar la leche de fórmula. Esto es lo que debe considerar al buscar uno.

No dudes en comprar biberones, tetinas , etc. de marcas reconocidas. Las botellas y los pezones hechos de plásticos más baratos podrían filtrar productos químicos peligrosos en los alimentos, y el vidrio barato podría romperse fácilmente.

Compre botellas aptas para microondas. Todo el equipo de alimentación deberá esterilizarse con frecuencia. Por lo tanto, resistente al calor es una necesidad!

Los agentes y equipos de limpieza especializados son los mejores para biberones. Incluso hay vapores eléctricos diseñados para facilitar la esterilización de tu equipo de alimentación para bebés.

Esterilización

La esterilización es el proceso de deshacerse de cualquier vida microbiana (bacterias y virus) que pueda estar presente en las superficies de la botella.

Se puede hacer usando dos “agentes” básicos: calor y productos químicos. Siempre limpia bien tu equipo con agua tibia y jabón antes del proceso de esterilización.

Tanto el biberón como el chupón deberán esterilizarse a medida que el bebé entre en contacto directo con ellos. ¡Siempre con el objetivo de cuidar a tu bebé y evitar cualquier problema en su boca o estómago!

La esterilización con calor se puede hacer hirviendo rápidamente el equipo en agua durante 5 minutos o con vapor.

Preparación de la leche de fórmula

Ya sea que estés mezclando fórmula en casa o comprándola preparada, se debe tener el máximo cuidado para mantenerla estéril y virgen.

Bebé a punto de tomar su biberón

En realidad es muy sencillo, ya que necesitas hervir agua y luego mezclar la leche de fórmula pero ten cuidado de no darle el biberón caliente a tu bebé.

La cantidad de fórmula y la cantidad de agua a mezclar se especificarán en el paquete. Esta proporción te dará una consistencia perfecta (ni demasiado espesa ni líquida) para la leche del bebé.

Cuanto más tiempo se mantenga mezclada la fórmula, mayores serán las posibilidades de que se desarrollen bacterias y otros microbios.

Por lo tanto, ¡siempre es mejor mezclar la fórmula cuando sea necesario! Mientras viajas, o al aire libre durante largos períodos de tiempo, lleve un poco de agua caliente en un termo especial y vaya mezclando conforme el bebé lo requiera.

Limpieza

Esencialmente, contra lo que estás luchando es la acumulación de microbios en el biberón u otro equipo y en la fórmula.

Las opiniones varían sobre la frecuencia con la que se debe esterilizar el equipo, algunos dicen que debe esterilizarse antes de cada alimentación, mientras que otros sugieren esterilizar una vez por semana.

Esto es lo que necesita saber al respecto:

  • En general, cuanto más pequeño es el niño, más a menudo es necesario esterilizar tu equipo de alimentación
  • Otro factor es la calidad del suministro de agua en tu hogar: cuanto más limpia sea el agua, menor será la necesidad de esterilización frecuente
  • Cuando la fórmula está en forma de polvo, carece de la humedad necesaria para que las bacterias prosperen. Sin embargo, una vez que lo mezcla con agua, se convierte en un hábitat ideal. Es por eso que los expertos recomiendan que la fórmula que ya ha mezclado no se mantenga fuera por más de una hora.

Almacenamiento

Dado que los bebés necesitan ser alimentados las 24 horas del día, preparar leche de fórmula fresca cada vez puede afectar tu sueño y afectar tu estado de ánimo.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo almacenar la leche de fórmula para estar prevenidos durante la noche. 

  • Mantener la fórmula afuera por más de una hora, la hace susceptible a las bacterias
  • Si la fórmula embotellada ha estado en el refrigerador por más de 24 horas, ¡deséchala!
  • No almacenes la fórmula sobrante (la ya preparada)

Recalentamiento

¿Te preguntas si puedes volver a calentar la leche de fórmula y dársela al bebé? Esto es lo que tienes que saber sobre este tema:

Para recalentar la fórmula del refrigerador, lo que debes hacer es calentarla a baño maría. Esta forma de calentarlo te ayudará a mantener las propiedades de la leche.

Es importante que sepas que la mejor temperatura para que los bebés se alimenten es tibia. La leche de fórmula no necesita volver a calentar hasta que hierva, como lo haría con la leche.

Ahora que sabes cómo almacenar la leche de fórmula, continúa y úsela. Sin embargo, es importante que siempre estés aconsejada del pediatra para cualquier contratiempo.