Casi todo lo que debes saber sobre indigestión

La mayoría de nosotros, particularmente en esta época del año, reconocemos los síntomas de la indigestión: sentirse enfermo, dolor en la parte superior del abdomen (dispepsia) o detrás del esternón (ardor de estómago) y eructos. También puedes sentirte hinchado y particularmente lleno, incluso después de comer comidas pequeñas.

Alrededor de una quinta parte de los adultos en el mundo desarrollado reciben episodios recurrentes de indigestión que pueden ser angustiosos y debilitantes.

La indigestión que en ocasiones la puedes identificar como (llamada “ardor de estómago”) generalmente comienza en la parte superior del abdomen y se mueve hacia arriba detrás del esternón.

Lo puedes identificar porque empeora cuando te acuestas o te inclinas porque eso hace que el ácido estomacal se refluya hacia el esófago. Tienes un sabor agrio en la boca si el ácido llega tan lejos. Los antiácidos (Pepto Bismol o Buscapina) que neutralizan el ácido ayudan al dolor. Si lo has tenido durante años, es claramente más probable que sea indigestión.

alternativas-para-cuidar-indigestión

¿Debes cambiar tu estilo de vida?

Si deseas ver cambios, es necesario un cambio en el estilo de vida, como bajar de peso si tienes sobrepeso, reducir el alcohol, comer comidas regulares y dejar de fumar. Pero según médicos, es difícil predecir qué, si acaso, ayudará. Los posibles desencadenantes incluyen comer comidas grandes y tardías, cafeína, alcohol, comidas grasas.

El ejercicio, las técnicas de relajación, las terapias psicológicas y la acupuntura pueden ayudar, a las personas con síndrome del intestino irritable.

Alternativas para tratar la indigestión

Existen alternativas como la acupuntura en las piernas, pies, manos, brazos o estómago para regular el flujo correcto de energía en el cuerpo puede asentarse en el estómago, ayudar a la digestión y calmar el Síndrome de intestino irritable.

En la medicina china suelen percibir el estómago como un caldero – caliente y burbujeante de distancia, por lo que es importante, especialmente en invierno, para evitar poner alimentos fríos o crudos en el estómago, ya que esto reduce demasiado la temperatura. El estómago entonces tiene que trabajar muy duro y gastar toda su energía en traerlo de vuelta a la temperatura óptima para la mejor digestión.

Esto puede dejarte sintiéndote letárgico, con indigestión.

Es posible que también te interese: Que la colitis, no detenga tus días