La recuperación física de la Covid-19

que es el covid 19

El estar encamado de 15 a 20 días supone para la persona en cuestión una pérdida importante tanto de masa muscular como ósea.

Por suerte son muchas las personas las que han conseguido curarse del contagio por el Covid-19. Sin embargo, estudios confirman que puede haber una serie de secuelas a nivel respiratorios en dichos pacientes curados.

Además de ello, el estar tanto tiempo en cama hace que la recuperación sea lenta y requiera su tiempo.

El estar encamado de 15 a 20 días supone para la persona en cuestión una pérdida importante tanto de masa muscular como ósea.

Aparte de ello, el paciente va a necesitar un tiempo importante para que el sistema respiratorio vuelva a funcionar de una manera correcta y óptima.

La movilización desde el primer día

A pesar de que el paciente llegue a estar intubado en la cama es clave el ayudarlo a que mueve alguna de sus extremidades. Con la ayuda de un fisioterapeuta, el paciente debe mover todos los días todas las extremidades.

cuídate del covid 19

La recuperación va a depender en gran medida de la condición física en la que se encuentre la persona

De esta manera evita el perder demasiada masa ósea y muscular. Ello es esencial para que la recuperación del paciente sea mucho mejor y no cueste tanto.

La recuperación en casa

La recuperación va a depender en gran medida de la condición física en la que se encuentre la persona a la hora de recibir el alta.

Para ello, se debe hacer una valoración física por parte del especialista y a raíz de la misma, elaborar un plan de ejercicios.

Si el paciente todavía está en cama, un familiar debe ayudarlo a hacer una serie de ejercicios básicos como es el caso de abrir o cerrar la mano, mover los hombros o ponerse sentado en la propia cama.

Si el paciente ya puede levantarse de la cama, lo ideal para una buena recuperación es el hacer una serie de ejercicios tales como el levantarse o el sentarse de una silla, caminar unos minutos al día o ponerse una toalla en los pies y empujarla. Con el paso del tiempo puede empezar a realizar ejercicios con algo de peso y con repeticiones.

En cualquier caso hay que tener en cuenta en todo momento la condición física del paciente. No es lo mismo un paciente con 30 o 40 años de edad que una persona de avanzada edad.

La constancia es clave a la hora de la recuperación

Los expertos coinciden al indicar que la constancia es clave a la hora de recuperar toda la masa muscular posible además de la capacidad respiratoria.

Es importante que el paciente haga los ejercicios de rehabilitación todos los días y por sí solo en la mayoría de los casos. El uso de algunos medicamentos como aurax laboratorio te ayudarán a contrarrestar algunos síntomas que tengas, además de contar con las mejores vitaminas para fortalecer tu sistema inmunológico.

La intensidad de los ejercicios no debe ser demasiado alta aunque si se debe ser lo más constante posible. Solo de esta manera se puede llegar a recuperar la persona.

Si el paciente se fatiga en exceso hay que intentar bajar el ritmo y la intensidad de tales ejercicios. No hay que correr ni darse prisa, de una manera pausada y de forma habitual la persona llegará sin problema alguno a recuperarse físicamente.

La intensidad de los ejercicios no debe ser demasiado alta aunque si se debe ser lo más constante posible

No es una buena señal que la respiración cueste y el paciente tenga serios problemas a la hora de respirar.

Con los ejercicios se intenta que la frecuencia cardiorespiratoria vuelva poco a poco a ser como antes del contagio del virus.

Tomarse el pulso de manera habitual es esencial para saber que los ejercicios se están realizando de una manera adecuada y óptima.

El objetivo final de dichos ejercicios es que el paciente vuelva a tener la condición física que tenía antes. Si la persona no poseía una buena condición física en el momento del contagio, con los ejercicios se va a intentar mejorar dicho físico y de esta manera aumentar su calidad de vida.

La recuperación de pacientes que han sufrido el contagio por Covid-19 es lenta y larga pero con constancia y trabajo se puede conseguir.

Seguir leyendo

Evita la caries dental en tu bebé

Bebé con dos dientes

La caries dental es la enfermedad infecciosa crónica más común de la infancia. La caries dental también se puede llamar caries de lactancia o caries de biberón.

Bebé mordiendo

Los hábitos dentales saludables deben comenzar temprano porque la caries dental puede desarrollarse tan pronto como entre el primer diente.

Aquí hay información para los padres sobre las causas de la caries dental, los signos y cómo prevenirla:

Nota: usar chupones para bebés no hace que se desarrolle esta enfermedad.

Causas de la caries dental en los bebés

La caries dental se desarrolla cuando la boca de un bebé está infectada por bacterias productoras de ácido.

Los padres y cuidadores pueden transmitir bacterias a los bebés a través de la saliva. Por ejemplo, las bacterias se transmiten compartiendo saliva en cucharas o tazas, probando los alimentos antes de darles de comer a los bebés y limpiando un chupete en la boca de los padres o cuidadores.

La caries dental también se desarrolla cuando los dientes y las encías del niño están expuestos a cualquier líquido o alimento que no sea agua durante largos períodos o con frecuencia durante todo el día.

La forma más común en que esto sucede es cuando los padres acuestan a sus hijos con una botella de fórmula, leche, jugo (incluso cuando se mezclan con agua), refrescos o agua azucarada.

También puede ocurrir cuando a los niños se les permite beber con frecuencia cualquier cosa que no sea agua de una taza o botella con sorbos durante el día o la noche.

Si tienes un hijo mas grande el dolor de muela puede presentarse y un analgésico tipo aspirina junior ayudará a disminuir el dolor, pero es importante que lleves a tu pequeño con el odontólogo para que cheque sus dientitos y te pueda dar una solución.

Signos de caries en los bebés

La caries dental puede aparecer primero como manchas blancas en la línea de las encías en los dientes frontales superiores.

Al principio, es difícil ver estos puntos, incluso para el médico o el dentista de un niño, sin el equipo adecuado.

Un niño con caries debe ser examinado y tratado temprano para evitar que la caries se propague y evitar daños mayores.

Cómo prevenir la caries en los bebés

Siga los siguientes pasos para prevenir la caries dental:

Cuida bien tu propia salud bucal

Incluso antes de que nazca su bebé. Es importante y está bien ver a un dentista para el cuidado oral mientras está embarazada.

Cuida los dientes de tu bebé

Ya sea que elijas amamantar o alimentar con biberón, es importante cuidar bien los dientes de tu bebé.

Desde el nacimiento hasta los 12 meses

Mantén limpia la boca de tu bebé limpiando suavemente las encías con una toallita limpia. Una vez que vea los primeros dientes, cepíllalos suavemente con un cepillo de dientes suave y una mancha (grano de arroz) de pasta dental con fluoruro.

De 12 a 36 meses

Cepilla los dientes de tu hijo 2 veces al día durante 2 minutos. Usa una pizca de pasta dental con flúor hasta el tercer cumpleaños de su hijo. Los mejores momentos para cepillarse son después del desayuno y antes de acostarse.

¡Te aseguramos que evitarás la caries dental y fomentarás un bune hábito a tu pequeño!

No acuestes a tu hijo con una botella o comida

Esto no solo expone los dientes de tu hijo a azúcares, sino que también puede ponerlo en riesgo de infecciones de oído y asfixia.

¡Recuerda!
La caries dental se puede prevenir y procura elegir alimentos adecuados para tu bebé. Habla con el médico o dentista de tu bebé si ve algún signo de caries en los dientes de tu hijo o si tiene preguntas sobre sus dientes.

Con la atención adecuada, tu hijo puede crecer hasta tener dientes sanos para toda una vida de sonrisas.

Seguir leyendo