¿Cómo reducir las alergias en la habitación?

persona con alergia

Si tienes alergia a la ropa de cama, algunas almohadas o incluso al polvo, te invitamos a seguir leyendo este post para que puedas reducir estas alergias.

Sabemos que es complicado dormir o entrar a una habitación donde toda la ropa te da alergia, por ello, te contamos algunos consejos para que evites estos malestares.

Lo primero que te podemos decir es que al comprar la ropa de cama, colchones matrimoniales únicos o almohadas, busques las mejores tiendas de colchones, pues ellos siempre tienen elementos hipoalergénicos que te ayudarán.

La importancia de elegir accesorios buenos para tu cama

Pasas aproximadamente un tercio de tu vida durmiendo, por lo que si sufres de alergias, es fundamental que te asegures de que tu dormitorio sea un refugio seguro.

Elimina el exceso de tela, tapicería y alfombras

Los alérgenos como los ácaros del polvo, la caspa y las esporas de moho pueden acumularse en la tela y la tapicería del dormitorio con el tiempo.

Por lo tanto, el primer paso que debe tomar para que su dormitorio sea a prueba de alérgenos es eliminar el exceso de ropa de cama o muebles que pueden crear un hogar acogedor para estos alérgenos.

Si es posible, quitar la alfombra también puede ser beneficioso, pues dejará de acumular polvo.

Utilice ropa de cama hipoalergénica

La ropa de cama con relleno hipoalergénico es imprescindible para que las personas alérgicas disfruten de un sueño reparador.

Para muchas personas, la mejor opción es la ropa de cama alternativa.

Las alternativas de plumón como la espuma viscoelástica, la fibra de poliéster y el algodón ayudan a mantener la cama libre de irritantes.

Las almohadas, edredones, mantas y almohadillas rellenas con material alternativo de plumón le brindarán toda la comodidad de las plumas sin empeorar las alergias.

Para obtener más opciones de ropa de cama anti-alérgenos, lea nuestros Consejos sobre cómo elegir materiales de cama hipoalergénicos.

Ácaros, insectos y polvo, ¿cómo eliminarlos?

Los ácaros del polvo, pequeños insectos invisibles para el ojo humano, son los principales infractores cuando se trata de alérgenos de dormitorio.

Los colchones, las almohadas y los edredones proporcionan un entorno acogedor para los ácaros del polvo;

  • un colchón típico puede albergar hasta 10 millones de estas plagas.

Estas criaturas consumen células muertas de la piel para sobrevivir y prosperar en ambientes oscuros, cálidos y húmedos.

Lavado y mantenimiento de sábanas para evitar alergias

Mantenga su ropa de cama limpia para detener los alérgenos que puede encontrar en su cuarto.

Para matar los ácaros del polvo y el moho que ya pueden estar en su ropa de cama, enjuague sus mantas y sábanas una vez a la semana en agua a una temperatura de al menos 80 grados.

Para la ropa de cama que no se puede lavar con agua caliente, use un detergente antialérgico.

Para obtener más consejos sobre cómo limpiar la ropa de cama, lea nuestras Preguntas frecuentes sobre el cuidado y la limpieza de la ropa de cama.

Alergias, lo que debes saber

El moho podría causar alegrías

El moho es un hongo esponjoso que crece en los espacios oscuros y húmedos de su cama.

Los materiales orgánicos para ropa de cama absorben la humedad del cuerpo de manera más eficiente que otros tipos de material, por lo que pueden prevenir el crecimiento de moho.

La mayoría de las fibras orgánicas se derivan de vegetales y plantas que se han cultivado sin el uso de productos químicos ni pesticidas, por lo que la ropa de cama hecha con estos materiales tampoco irrita la piel sensible de las personas alérgicas.

Utilice telas antialérgicas como algodón o lino. Para explorar los colchones naturalmente transpirables, lea acerca de los mejores colchones hipoalergénicos para personas alérgicas.

En conclusión, desde el polvo, ácaros y hasta el moho le pueden traer una alegría, por ello es importante una limpieza constante y sobre todo, decidirse por comprar accesorios para su hogar con las respectivas protecciones.