Alimentación para tu osteoartritis

que sabes de la osteoartritis

Puede haber un vínculo entre la nutrición y el alivio del dolor en las personas con osteoartritis, ¡Descúbrelo!

Existen estudios que muestran cómo puede haber un vínculo entre la nutrición y el alivio del dolor en las personas con osteoartritis.

Descubrieron que pequeños cambios en el estilo de vida y la dieta de una persona podrían ayudar a aliviar el dolor y prevenir daños futuros.

Entendiendo la condición se podrán buscar alternativas saludables para aminorar el dolor y aumentar la calidad de vida de las personas afectadas.

La osteoartritis es una enfermedad articular deteriorada, que afecta principalmente a las rodillas, las caderas y las manos.

Las personas con este trastorno a menudo sienten dolor intenso, dolor y rigidez en las articulaciones, y con frecuencia tienen dificultades para realizar las actividades cotidianas.

Aunque no hay cura para la osteoartritis, los dolores pueden controlarse con analgésicos y en algunos casos mas extremos, cirugía.

La osteoartritis, según la OMS (Organización Mundial de la Salud) es una de las 10 enfermedades más discapacitantes en los países desarrollados.

La OMS estima que, en todo el mundo, el 9’6% de los hombres y el 18% de las mujeres mayores de 60 años tienen osteoartritis.

El 80% de esas personas tiene movimiento limitado y el 25% no puede realizar actividades de la vida diaria.

que es la osteoartritis

Los beneficios de la nutrición y el ejercicio

Existe un nuevo estudio realizado en la Universidad de Surrey en Reino Unido donde los investigadores han observado una serie de factores que podrían ayudar a las personas con osteoartritis a autogestionar su condición.

Descubrieron que consumir un gramo de aceite de pescado por día podría ayudar a reducir el dolor y tener beneficios para la salud del corazón.

El aceite de pescado contiene dos tipos de ácidos grasos omega-3: ácido docosahexaenoico y ácido eicosapentaenoico. Los científicos descubrieron que estos dos ácidos grasos reducían la inflamación en las articulaciones y, como resultado, ayudaban a aliviar el dolor.

El estudio también analizó los beneficios de la dieta y el ejercicio para las personas con sobrepeso u obesas con osteoartritis. Sus hallazgos fueron publicados recientemente en la revista Rheumatology.

Revelaron que la pérdida de peso y la actividad física de baja intensidad reducían el dolor y disminuían los niveles de colesterol en la sangre.

La reducción en el colesterol en la sangre es importante; los investigadores encontraron que los niveles altos a menudo están relacionados con la osteoartritis.

Una combinación de buena dieta y ejercicio regular es necesaria para mantener las articulaciones sanas, no se pueden tener articulaciones sanas con una sola, se necesitan ambas.

El estilo de vida también se debe considerar cuando se intenta reducir el dolor de la osteoartritis. Los pacientes no pueden esperar milagros con intervenciones dietéticas si tienen sobrepeso y beben o fuman mucho.

Fumar y beber en exceso afecta negativamente el metabolismo energético del cuerpo y los marcadores inflamatorios en el hígado que pueden promover la inflamación y la enfermedad en el organismo, por lo que se empeoraría la osteoartritis.

Vitamina K y osteoartritis

Los investigadores también analizaron el uso de alimentos que contienen vitamina K como una posible forma de tratar y prevenir la osteoartritis puedes comprar tu multivitamínico en una farmacia digital con esta vitamina.

Descubrieron que comer alimentos ricos en esta vitamina como la col rizada o las espinacas, podría ser beneficioso para reparar y prevenir daños en los huesos y el cartílago.

La importancia de una buena dieta y ejercicio regular nunca debe subestimarse. No solo nos mantiene en forma si no que también es saludable.

Somos lo que comemos y es importante que tengamos la cantidad correcta de nutrientes de nuestros alimentos para garantizar que los sistemas de nuestro cuerpo funcionen como deberían.

Si tienes dudas de cómo debería ser tu alimentación, entonces acude a tu médico o nutricionista para que te haga un plan de comidas o te oriente en cuáles son los alimentos que más deberías consumir para evitar el dolor por esta condición.