Consejos para dejar de beber alcohol

Hay muchas razones por las que es posible que desees dejar de beber alcohol. Ya sea por una enfermedad hepática, por razones religiosas, o simplemente como un movimiento hacia un estilo de vida más saludable.

Sea cual sea la razón, si estás leyendo este post es porque te interesa dejar de beber alcohol de forma gradual y definitiva.

Pon atención a estos consejos sobre cómo dejar de beber alcohol, detalles de los posibles beneficios de no beber, así como información sobre los síntomas de abstinencia y mucho más.

Mujer bebe una copa de vino

 

Consejos prácticos para dejar el alcohol

En primer lugar, si crees que tienes un problema grave con la bebida y estás experimentando alguno de los síntomas asociados de la dependencia del alcohol, debes consultar a tu médico.

Renunciar por completo puede no ser fácil, especialmente si ha sido un gran bebedor en el pasado.

Encontrarás algunas alternativas como gotas homeopáticas para dejar de beber, tratamientos con medicamentos y mucho más pero lo importante es acudir a tu médico.

Los siguientes consejos y técnicas pueden facilitarlo un poco

Haz conocer tus intenciones

Tomar la decisión de dejar de beber alcohol no es nada sencillo, lo recomendable es sentirse apoyado y alentado con esta decisión.

Dile a tu familia y amigos que estás tratando de dejar de beber alcohol y explica por qué.

De esta manera, puedes compartir tus éxitos con ellos y ellos entenderán por qué has comenzado a rechazar bebidas o ir a un bar.

Evitar la tentación

En las primeras etapas, es una buena idea evitar situaciones en las que puedas verte tentado a beber.

Esto podría significar no participar algunas reuniones con amigos o familiares por un tiempo.

Del mismo modo, trata de identificar los momentos en que generalmente beberías y llenar el vacío con algo más.

Entonces, si generalmente te diriges al bar después del trabajo un viernes por la noche, puedes organizar una reunión con amigos en el cine, teatro o algo así.

Sabemos que dejar de beber alcohol es un cambio muy drástico para el nivel de vida que estas acostumbrado, pero es algo que con paciencia y perseverancia se puede lograr.

¿Renunciar o reducir gradualmente tu consumo de alcohol?

Si deseas dejar de beber alcohol como parte de un movimiento hacia un estilo de vida más saludable, reducir la cantidad de alcohol que bebes en lugar de dejarlo por completo puede ayudar a brindar muchos beneficios para la salud y puede ser más fácil de seguir.

Reducir la cantidad que bebes también puede ser un trampolín eficaz para dejar el alcohol por completo en el futuro.

Reducir no tiene que ser complicado. Si bebes todas las noches, comienza por designar un par de días a la semana como días sin alcohol.

Esto pronto puede convertirse en un hábito, el desafío personal que ayuda a eliminar la tentación y tal vez te alienta a agregar más días sin alcohol.

Recompensar el progreso

Es importante que reconozcas el hecho de que hacer cambios en tu estilo de vida puede ser difícil y que se recompense con algo si estás progresando.

Es igualmente importante no ser demasiado duro contigo mismo si te equivocas de vez en cuando.

Una manera fácil de realizar un seguimiento de cómo lo estás haciendo y mantener tu motivación es darse objetivos a corto plazo.

Si tiendes a beber frente al televisor después del trabajo, intenta reemplazar esa copa de vino con otra cosa que te guste o disfrutes.

Disfruta los beneficios

Ya sea que estés eliminando el alcohol de tu vida por completo o reduciéndolo gradualmente, puedes notar una serie de mejoras en la forma en que te ves y sientes.

Entre otras cosas, es posible que tengas más energía, que estés durmiendo mejor o que haya perdido un poco de peso.  ¡Te convertirás en una persona madrugadora!

A largo plazo, también ayudará a reducir tu riesgo de desarrollar cáncer relacionado con el alcohol, enfermedad hepática o enfermedades cardíacas.

Síntomas de abstinencia de alcohol

Dejar de beber alcohol no es fácil y puede provocar algunos síntomas, a lo que se le llama abstinencia.

Los síntomas psicológicos pueden incluir irritabilidad, falta de concentración, temblores, cansancio, dificultad para dormir o malos sueños.

Los síntomas físicos de abstinencia de alcohol, que incluyen manos temblorosas, sudoración, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, palpitaciones y falta de apetito.

Los efectos secundarios físicos graves incluyen convulsiones, confusión, fiebre e incluso alucinaciones.

Si experimentas síntomas de abstinencia física de cualquier tipo, debes consultar a tu médico lo antes posible.

Estos consejos de cómo dejar de beber alcohol son sencillos, pero representan un gran sacrificio que puedes logar con el apoyo de un especialista, pero también de tu familia.