Metronidazol como aliado en infecciones bacterianas

Metronidazol es un medicamento genérico tipo antibiótico que se usa para el tratamiento de infecciones bacterianas de la vagina, el estómago, el hígado, la piel, las articulaciones, el cerebro, y el tracto respiratorio. Metronidazol no trata una infección de hongos en la vagina.

La administración de metronidazol simultánea con el consumo de alcohol (etanol), puede provocar una reacción denominada efecto antabus caracterizada por náuseas, vómito, taquicardia y síntomas neurológicos. ​

No beba alcohol, consuma comidas o medicinas que contienen propylene glycol mientras esté tomando metronidazol y por lo menos 3 días después de dejar de tomarla.

Se han reportado casos de disnea y muerte en asociación con metronidazol y licor.

Lo que debes considerar antes de tomar metronidazol

  • Usted no debe tomar metronidazol si tiene alergia a este, o si ha tomado disulfiram (Antabus) durante las últimas 2 semanas.
  • No tome metronidazol durante el primer trimestre del embarazo. Esta medicina puede causar daño al bebé nonato.
  • Dígale a su médico si usted está embarazada, o si alguna vez ha tenido
  • enfermedad del hígado o riñón
  • síndrome de Cockayne (un trastorno genético raro);
  • una enfermedad del estómago o los intestinos, como la enfermedad de Crohn;
  • un trastorno de células sanguíneas, como anemia (falta de glóbulos rojos) o conteo bajo de glóbulos blancos;
  • una infección por hongos en cualquier parte de su cuerpo; o
  • un trastorno de los nervios.

En estudios en animales, causó ciertos tipos de tumores, algunos de los cuales fueron cancerosos. Sin embargo, en estudios con animales se usan dosis muy altas. No se sabe si estos efectos podrían ocurrir en personas usando dosis regulares.

Metronidazol puede pasar a la leche materna y causarle daño al bebé lactante. Usted no debe amamantar durante las siguientes 24 horas después de usar metronidazol

¿Cómo debo tomar metronidazol?

Siga todas las instrucciones en la etiqueta de su prescripción y lea todas las guías del medicamento o las hojas de instrucción. Use la medicina exactamente como indicado.

Agite la suspensión oral (líquida) antes de medir una dosis. Use la jeringa de medición que viene con su medicina, o use un dispositivo para la medición de dosis (no una cuchara casera).

No triture, mastique, o rompa una tableta de liberación prolongada. Tráguela entera.

Si usted está tratando una infección vaginal, su pareja sexual también puede tener que tomar metronidazol (aun si los síntomas no están presentes) o es posible que se infecte de nuevo.

Por lo general se administra hasta por 10 días seguidos. Usted puede tener que repetir esta dosis varias semanas después.

Use esta medicina por el tiempo completo que su médico se la prescribió, aunque sus síntomas mejoren rápidamente. Saltarse dosis puede aumentar su riesgo de infección que será resistente a medicamento. Metronidazol no es para tratar una infección viral como la gripe o el resfrío común.

¿Qué sucedería en una sobredosis?

Los síntomas de una sobredosis pueden incluir náusea, vómito, y pérdida del balance o coordinación.

Busque atención médica de emergencia si llega a ingerir más de la dosis recetada y comienza a presentar algunos de los síntomas ya mencionados.

Es muy importante evitar la mala práctica de automedicarse y siempre estar en contacto con un médico para tratar las enfermedades de la mejor manera.