¿Diferencias de la salsa para pizza y para pasta?

salsa para pizza

La pizza es uno de los alimentos más importantes del planeta. Puede que no todos estemos de acuerdo sobre si la piña es un complemento aceptable, pero existe un consenso generalizado entre los consumidores de que una combinación de masa, queso y salsa es una receta para el éxito.

A veces, el amor por la pizza puede hacer que pensemos en dejar de pedir pizzas a domicilio y hacer nuestras propias versiones. Bueno, no hay que ser tan drásticos, podemos preparar nuestras propias pizzas y seguir pidiéndolas en nuestra sucursal favorita.

Pero hay un tema crucial que debes tener en cuenta antes de comenzar a agregar queso y aderezos a tu pizza perfecta: la salsa para pizza y las salsas para pasta como la marinara no son iguales.

salsa para pasta

Las diferencias entre la salsa para pizza y la salsa para pasta

Existe una diferencia principal entre los dos tipos de salsas a base de tomate que está directamente relacionada con los distintos métodos de preparación.

La salsa para pasta se cocina (generalmente asada a fuego lento) pero para la pizza no está cocida, y los ingredientes se combinan durante un período de horas.

La salsa para pizza está hecha con tomate crudo, pero para la pasta se debe cocinar. Puede que no parezca gran cosa, pero esto marca una gran diferencia.

¿Cuál es la mejor salsa para pizza?

La mejor salsa para pizza es simplemente puré de tomates que se sazona simplemente con sal y pimienta y tal vez un par de extras como ajo, orégano o un chorrito de vinagre balsámico o de vino tinto.

La razón por la que la salsa para pizza no está cocida es porque en realidad dará como resultado una pizza de mejor sabor: a tomate fresco y vigoroso, incluso después de haberla preparado en un horno caliente. Sin duda es uno de los ingredientes principales.

Con la pasta la cosa cambia

Por otro lado, la salsa para pasta se cuece a fuego lento. Por lo general, tiene algunas hierbas como albahaca o incluso una hoja de laurel. De esta forma tendrá un sabor más dulce, rico y profundo.

Dado que los fideos ya están cocidos cuando se mezclan con la salsa, es bueno que ya se haya desarrollado su sabor. También puede tener una textura más gruesa y menos suave, ya que no siempre se hace puré como en el caso de la pizza.