Cómo beber como un italiano

mujer disfrutando vino en restaurante italiano

Uno de los mejores puntos del estilo italiano no se encuentra en las boutiques de moda ni en los museos de arte, sino durante la hora del cóctel.

Después de todo, en un país donde el vino fluye como el agua, beber es un verdadero arte. Y como cualquier forma de arte, tiene su propio conjunto de reglas y etiqueta.

Tipo de bebidas en Italia

Beber vino en Italia

El italiano se toman el vino en serio. Dicho esto, están aquí para disfrutarlo y, lejos de ser snob, suelen ser bastante tranquilos a la hora de elegir una cosecha.

El vino está destinado a acompañar la comida, después de todo, por lo que a menudo es simple … ¡y relativamente barato!

Por esta razón, un buen vino de la casa no es necesariamente un vino terrible y por lo general es mejor que lo que encontraría como vino de la casa en la mayoría de los demás países. Además, tiende a ser una variedad local.

Comienza con las reglas básicas, como maridar vino tinto con carne y vino blanco con pescado, y pedir vinos locales, y tendrás un buen comienzo.

El vino es otra de las bebidas favoritas y todos lo asociamos con esas extravagantes cenas con platos de pasta hecha al momento, yo siempre considero tener mi bebida y comida a domicilio cerca de mi para disfrutar de esa ocasión especial.

dos copas de vino italiano

Beber cerveza en Italia

Aunque históricamente menos popular que el vino, la cerveza es otro alcohol apropiado para el almuerzo o la cena.

¡Y es imprescindible para una comida al aire libre o para una noche de pizza con amigos! Las famosas marcas italianas Morena, Moretti y Peroni existen desde hace un tiempo.

Sin embargo, mucho más emocionante es que las cervezas artesanales se están poniendo de moda, con pequeños cerveceros artesanales locales apareciendo en todo el país. Ahora hay más de 500 cervecerías en todo el país.

El cervecero artesanal italiano suele utilizar ingredientes locales de alta calidad, aplicando gran parte de la experiencia adquirida en la elaboración del vino a la elaboración de su cerveza.

Y no se trata de estar borrachos con estas bebidas, sino de tener una excusa para quedarse hablando por horas, para reunirse con amigos o simplemente para relajarse un poco después de un día o una semana intensa.

El italiano no considera el alcohol como algo que deba ser vilipendiado, sino como una parte natural y aceptable de la vida, una que quieren celebrar y hacer bien.

botana con vaso de cerveza italiana