El agua fresca, la bebida de la CDMX

aguas frescas

El agua fresca es omnipresente en las calles de la CDMX y una forma ideal de refrescarte en el verano.

Son casi tan relajantes como un delicioso té. Estas bebidas no alcohólicas, que se traducen literalmente como aguas frescas, suelen estar hechas de una mezcla de fruta fresca, agua y azúcar.

Esto es lo que necesitas saber sobre la bebida favorita de la CDMX. Si algún día visitas esa ciudad, te recomendamos hacer un breve recorrido por el mercado de alimentos de Coyoacán; mira a los luchadores acrobáticos en la lucha libre y no olvides visitar la casa de Frida Kahlo.

si tienes antojo de un agua fresca

¿Quiénes venden esta bebida?

Los vendedores de agua fresca son reconocibles al instante con sus carros distintivos, que llevan enormes recipientes de plástico que contienen jugos prefabricados o fruta fresca lista para ser preparada en segundos.

También lo encontrarás en cadenas de tiendas y en las aparentemente omnipresentes heladerías llamadas La Michoacana.

Si andas con mucho antojo de una bebida refrescante para este calor insoportable, te recomendamos ocupar las promociones de Starbucks y darte un gustito; bájate la app, regístrate y comienza a recibir grandes beneficios. Suma tus compras, recibe descuentos y más.

¿Cuánto cuesta un agua fresca?

Las aguas frescas son una alternativa económica a las bebidas azucaradas embotelladas y generalmente están disponibles en dos tamaños, chica o grande.

Algunos vendedores solo las venden por litro. No pidas hielo si quieres aprovechar al máximo tu dinero, aunque incluso un litro de estos brebajes adictivos generalmente solo te costará alrededor de 20 pesos mexicanos.

¿De qué está hecha el agua fresca?

El agua fresca se hace con frutas, pero no siempre. Dos de los más populares, que puedes pedir en casi cualquier puesto de tacos, restaurante o bar, son la horchata y la jamaica.

La horchata, que es popular en los Estados Unidos, es en realidad agua de arroz aromatizada con palitos de canela y enfriada para hacer una bebida dulce y refrescante.

La jamaica, por otro lado, se hace hirviendo flor de jamaica (flores de hibisco) con una generosa porción de azúcar y agua antes de enfriar y servir.

El agua fresca hecha con cebada

Otro favorito es el agua fresca hecha de cebada. Esta cremosa alternativa al agua fresca ligera y afrutada es particularmente refrescante.

Si realmente deseas expandir tu aventura, dirígete a la costa de Jalisco (en el lado del Pacífico) para disfrutar de la especialidad regional agua de tuba.

Esta deliciosa bebida para calmar la sed se sirve con nueces y manzana en cubitos, y la venden los vendedores que la dispensan de las tubas que le dan nombre.

También te puede interesar